Yo Soy Una Buena Madre

 

De acuerdo, esto es difícil de escribir.

Hace unos años mi esposo me dijo “es como si nunca hubieras recibido suficiente amor cuando eras niña, por lo que hoy tienes una necesidad interminable de amor y afecto”. En ese momento me quedé asombrada por lo mucho que él me conoce. Era como si él hubiese encontrado la llave para abrir lo que yo necesitaba y lo que me motivó.

Estoy haciendo lo mejor de mí, trabajo activamente en ello todos los días para disminuir esa interminable necesidad; hasta creo que lo estoy haciendo muy bien.

Ya no quiero que el amor sea impulsado por ninguna necesidad, especialmente esa de llenar un vacío, o percibir un vacío de amor dentro mío. Y al mismo tiempo, estoy tratando de asegurarme de que mis hijos no crezcan con esa necesidad de amor, que ellos no tengan ni idea de qué es eso.

Dicen que a través de tus hijos sanas tu infancia y a ti misma. El truco está en hacer eso sin tirar problemas innecesarios en tus hijos. Sé que he sido sanada y he crecido a través de amar y cuidar a mis hijos. Fui bendecida con 2 hijos maravillosos y estoy bendecida con toneladas de amor para bañarlos a ellos. No existe nada más que me guste hacer.

Mis metas de crianza para mis hijos fueron simples. Obviamente quería hacer lo mejor en cada momento, leí libros, busqué información y pregunté a expertos, todo para encontrar la manera de darle a mis hijos lo que ellos querían y necesitaban, y de ser la mejor madre para ellos. Pero mi objetivo siempre fue que mis hijos supieran que eran amados.

Creo que logré mi objetivo. Creo que mis hijos saben que los amo, que siempre los amaré. Que puedo no decir o hacer lo “mejor” o lo correcto en su momento, que puedo no decir o hacer las cosas más amorosas en su momento, pero definitivamente los amo, no importa qué, eso nunca cambiará y me siento orgullosa.

Miré lo mejor y lo peor que recibí de mis padres y traté de darles sólo lo mejor a mis hijos. Y amé completamente, con un suministro interminable de amor, afecto y alegría. Ellos tienen un gran padre también, su conocimiento de ser amado es claro, grande. ¡Posiblemente más del 50% es por él!

Siempre he tratado de hacer lo mejor por ser real con mis hijos, admito cuando no sé algo, siempre he tratado de ponerlos primero todo el tiempo (especialmente cuando eran jóvenes) o ponerme primero yo cuando era necesario, o simplemente venir con amor cuando no sabía qué hacer. Cometí muchos errores, y cometeré más. Fui muy estricta, y poco exigente con la hora de dormir y las dietas. Dije NO cuando ellos querían que les dijera SÍ, y SÍ cuando probablemente debería haberles dicho NO. Les di muchas y pocas responsabilidades, y les faltó consistencia porque repensaba mi primera decisión o me volvía muy perezosa para pegarme a mis armas. Posiblemente aferré a mis hijos con demasiada fuerza, alguna veces para compensar mis propios recuerdos por haber sido muy suelta. No soy una madre perfecta.

No creo que exista la madre perfecta, creo que comencé mi carrera de maternidad creyendo que debería de ser la madre perfecta, pero aprendí que la madre “perfecta” no existe. Está la madre “hacer lo mejor que puedas”, la madre “suficientemente buena” y la madre “intenta y por lo menos conseguirás algo bueno”. Y todas son buenas.

Miro a mis amigos ser padres con sus hijos, todos lo hacen de diferentes maneras y creo que sus hijos saben que son amados. Quizá no se vea como un gran logro para algunas personas, pero para mí es un logro enorme: mantener a tus hijos seguros y que ellos sepan que tú piensas que son maravillosos y que los amas. Me honra cuando veo a otros haciéndolo. Fui bendecida por tener 2 oportunidades para hacerlo yo misma. Estoy bendecida por tener siempre más amor en mi corazón para dar.

Aprendí mucho en mi viaje de maternidad, y estoy segura de que aún tengo mucho más que aprender, pero reconozco que soy una buena madre, que es difícil para mí decirlo porque usualmente no me halago a mí misma de esta manera, pero es mi mayor logro. He trabajado muy duro (y jugado muy duro), y sé yo soy una buena madre porque mis hijos se sienten amados.

 

Lisa Kohn

Las opiniones expresadas aquí no son necesariamente representaciones de los puntos de vista de Women For One

About the Author | Lisa Kohn

Lisa Kohn is the author of a memoir, To the Moon and Back, due out September 18, 2018, that chronicles her childhood – growing up in the East Village of New York City in the 1970s and in the Unification Church (the Moonies). Lisa writes of her recovery from the emotional abuse and abandonment she faced, and her now life of hope as a thriving and happy mom, wife, and leadership consultant and coach. You can read more at her website, www.lisakohnwrites.com, where you can also download the first chapter of her book.

Leave a Reply

0 comments to "Yo Soy Una Buena Madre"